NO QUEREMOS SER HÉROES NI HEROÍNAS ¡NO NECESITAMOS LAS PALABRAS VACÍAS DEL PRESIDENTE NI LA MONARQUÍA!

La vuelta a la “normalidad” de Correos en tiempos del coronavirus se traduce, por el momento, en la renovación de contratos eventuales, ampliación del horario de oficinas y la recuperación del turno de tarde de notificaciones. Es decir, más personas trabajando. Eso sí, para que el ánimo no decaiga, el Presidente de Correos nos vuelve a dirigir una carta llena de loas al sacrificio de l@s trabajador@s de Correos y henchido orgullo patriótico.

Menos patria y más barrio, Presidente. Aquí, cuando se trata de ayudarnos entre vecin@s no apelamos a ninguna bandera ni nación; practicamos el apoyo mutuo. Y, sobre todo, no usamos la “solidaridad” como una mera coartada para seguir manteniendo los beneficios, desviando hacia Correos Express el negocio de la paquetería online. Mientras se ponen la medallita por su asistencialismo interesado, descargan en l@s trabajador@s más precarios del colectivo, algún@s de ell@s “falsos autónomos”, el grueso del trabajo e incluso en muchas ocasiones ni siquiera les dotan de los equipos de protección necesarios.

También aprovecha el Presidente para informarnos de sus reuniones de palacio. Es indecente que se reúna con la realeza cuando desde que ocupa el cargo ha sido incapaz de hacerlo con l@s representantes de este Sindicato. Pero lo es aún más que con la que está cayendo, con más de 800 contagios entre l@s trabajador@s de Correos, se atreva a insinuar que estamos dispuest@s a asumir los esfuerzos que sean necesarios. Mire, Presidente, ante todo somos trabajador@s y nadie nos ha preguntado si queríamos ser héroes y heroínas, pero mucho menos si queríamos ser mártires. Se lo hemos dicho ya desde CGT y nos consta que lo comparten multitud de compañer@s: no somos carne de cañón para que usted vaya llenándose la boca ante sus amistades de las altas esferas.

Usted, que en una anterior carta nos negaba a l@s trabajador@s el uso de mascarillas porque, según sus propias palabras, “no eran necesarias”. Y eso después de que el resto de EPI’s llegaran mal y tarde, en cuenta gotas y tras verse l@s trabajador@s obligad@s a interrumpir su actividad en numerosos centros de trabajo. Usted, el responsable de que en “la mayor empresa pública del estado”, como bien dice en su carta, se esté denegando un permiso a l@s trabajador@s que conviven con personas de riesgo en sus casas; dejando como única salida la excedencia o licencia sin sueldo. 

Si tanto nos aprecia, Presidente, háganos un favor: márchese y llévese con usted a todos los impresentables que han permitido que l@s trabajador@s de Correos seamos el segundo colectivo con más positivos de Covid-19, tras l@s sanitari@s. Dimita Presidente, pero antes, si aún le queda sentido de la responsabilidad, SUSPENDA LA ACTIVIDAD EN CORREOS. ESO SÍ SERÍA DAR EJEMPLO.