LA DIRECCIÓN DE CORREOS NOS PONE EN RIESGO ¡QUE SE VAYAN TODOS!

Apunto de cumplir una semana de las medidas adoptadas por la Dirección de Correos en pleno estado de alarma por la crisis sanitaria derivada de la propagación del coronavirus, el resultado no puede ser más funesto: a fecha de ayer, viernes 20 de marzo, contábamos con 257 positivos o asimilados de Covid-19, 1196 trabajador@s en cuarentena y, desgraciadamente, una compañera fallecida.

Por si esto fuera poco, las medidas de protección para l@s trabajador@s han sido rácanas, cuando no directamente inexistentes; lo que ha provocado que multitud de compañer@s interrumpieran la actividad, haciendo uso de la potestad que les otorga la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Nos consta que además han tenido que hacer frente a las presiones de  jefaturas y direcciones de zona, incluso bajo la amenaza de partes y sanciones, a un@s trabajador@s que lo único que defienden es no verse expuest@s al contagio y, sobre todo, a contagiar a l@s usuari@s de Correos y el resto de la ciudadanía.

¿Y que ha hecho el Presidente de Correos ante esta situación? Pues dirigirnos una carta a l@s trabajador@s poniendo en valor nuestra vocación de servicio público y, atención, negando que las mascarillas que reclamamos sean necesarias. Suponemos que ante la noticia, publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado, de la entrega prevista de 2 millones de mascarillas para l@s trabajador@s de Correos, el sr. Presidente estará ya valorando su dimisión. Tampoco le servirá para maquillar esta desidia mandar a casa ahora a l@s trabajador@s de más de 60 años; desde CGT ya le instamos a aplicar esta medida en la comisión estatal de salud del pasado 18 de marzo. Su temeridad ha puesto en riesgo a est@s compañer@s y al resto de trabajador@s de Correos, ya estamos viendo con qué trágicas consecuencias.

Desde CGT tenemos claro que esto no se acaba aquí, que aún esperamos ver todos los centros de trabajo con los equipos de protección al completo y que seguimos exigiendo otras medidas para preservar nuestra salud y la de nuestras familias como, por ejemplo, la asimilación del permiso por personal sensible a los casos de convivencia con personas de riesgo (embarazadas, mayores de 60 o familiares con patologías de riesgo que conviven en la misma vivienda). No es admisible que a l@s trabajador@s en esta situación se les inste a acogerse a planes de conciliación laboral (que no solucionan el problema) o a que asuman ell@s el coste económico mediante licencias sin sueldo.

También exigimos que se clarifique la función de servicio esencial que debe prestar Correos, puesto que es una irresponsabilidad exponernos a riesgo de contagio para admitir, clasificar o repartir paquetes comerciales o publicidad. Si somos un servicio esencial debemos serlo para las cosas esenciales y no para favorecer el lucro de unos cuantos. Mientras esto siga así, desde CGT seguiremos insistiendo en lo que llevamos reivindicando desde inicios de esta crisis: Correos debe suspender la actividad, mientras no puede garantizar la seguridad de l@s trabajador@s.

NO ACEPTAREMOS NI UNA MUERTE MÁS: CORREOS DEBE PARAR.

JUAN MANUEL SERRANO, ¡DIMISIÓN!