POR EL REPARTO DEL TRABAJO Y UN SALARIO DIGNO, ¡HORAS EXTRAS NO!

La dirección de Correos ha destruido miles de empleos en los últimos años, mientas que precariza las condiciones de trabajo multiplicando los contratos basura a tiempo parcial. Un buen ejemplo de ello es la respuesta con la que la dirección ha “resuelto” la necesidad estructural que supone el segundo intento de reparto en las notificaciones, aplicando la más abyecta de las precariedades en lugar de crear puestos de trabajo estables.

A su vez, la mezquindad con la que se han formalizado estas contrataciones (racaneando en el número de contrataciones, horas y trabajadorxs), está provocando que miles y miles de notificaciones estén acumulándose en las unidades de reparto de toda la provincia. Además, las nuevas bolsas de empleo agudizan aún más esta precarización; ofertando contratos parciales, incluidos en días alternos de la semana, y también contratos para trabajar únicamente viernes, festivos y fines de semana.

Y, ante esta inaceptable situación, la dirección de Correos prefiere ofrecer horas extras en cantidades escandalosas, en lugar de contratar a tiempo completo y convertir contratos precarios en estables y de calidad. Prefiere ofertar trabajar en festivos, que mantener plantillas estables y adecuadas de lunes a viernes en los centros para garantizar lo establecido en la ley postal. Por un lado, reestructuran carterías y dejan numerosas secciones sin cubrir de lunes a viernes y por otro ofrecen horas extras para trabajar en festivo. La misma dirección que no cubre ausencias, vacaciones, ni bajas, pide voluntarixs para cubrir el reparto en  festivos y fines de semana, en una clara maniobra para mantener las plantillas bajo mínimos y, de paso, sondear de manera general nuestra disponibilidad para trabajar fuera de la jornada habitual.

Desde CGT siempre hemos mantenido que las horas extras son un método barato que actúa en detrimento de los salarios dignos, de los ritmos de trabajo adecuados y de la contratación con derechos. También hemos insistido en la importancia de no contribuir con nuestra voluntariedad al empeoramiento de nuestras condiciones de trabajo y de vida. Y por si estos motivos no fueran suficientes, apelamos además a la solidaridad de clase con lxs compañerxs del turno tarde; para lograr que trabajen en unas condiciones dignas, con puestos de trabajo estable y a jornada completa, es imprescindible que no nos prestemos a realizar horas extras.

CGT mantiene un discurso claro y sin ambigüedades: estamos radicalmente en contra de la realización de horas extras o cualquier otro concepto que signifique una prolongación de nuestra jornada laboral. Menos contratos precarios y menos horas extraordinarias, exigimos el 100% de cobertura de todas las vacantes estructurales, la recuperación del turno de tarde en las unidades de reparto y la subida salarial que por derecho nos corresponde.

 

CONTRA LA PRECARIEDAD, ¡NI UNA HORA EXTRA MÁS!